1

El diseño externo

El diseño del Fiat 500C se destaca por la excelente combinación de todos los elementos funcionales y estéticos-, que lo convierten en un verdadero “Capolavoro italiano”.

El frente

El frente, además de estar en absoluta coherencia con la versión actual del Fiat 500 Lounge del que deriva, se distingue por la extensión hacia atrás del parabrisas, para ofrecer mayor visibilidad a quien se encuentra en el interior del vehículo, además de garantizar la robustez de la carrocería, ofreciendo un diseño frontal limpio.

De lateral

El lateral del modelo se destaca por la silueta de los parantes que, separándose de la línea de la capota, diseñan una curva característica del Fiat 500. La capota, por su parte, define la línea superior del Fiat 500 Cabrio, que con su particular diseño, le otorga un toque más juvenil y elegante.

Logo

Para identificar esta nueva versión se colocó en los montantes de puertas el logo 500C que resalta la particularidad del cabriolet con la letra C en rojo.

La capota

La capota, con sus tres opciones de color (Beige, Bordó y Negro), define la línea superior del vehículo y le confiere un aspecto más dinámico que el de la versión berlina. Es en la vista posterior que el Fiat 500 Cabrio se diferencia especialmente. En detalle: la división entre la parte superior de la capota en tela con el cuerpo del vehículo se remarca con una moldura cromada, como existía en la versión del modelo desde 1957 en adelante. La forma del vidrio trasero (con el desempañador eléctrico incluido) es redondeada y, además de mantener la visibilidad del 500 berlina, tiene un aspecto más cercano a la identidad histórica de los años 50. En la capota está instalado un elemento de plástico del mismo color, que tiene la función de spoiler y que, a su vez, contiene la tercera luz de stop. Gracias a este spoiler la performance aerodinámica del Fiat 500 Cabrio es un aspecto destacable (CX 0,33), llegando a igualar los niveles de la versión berlina – una equivalencia que muy raramente se observa en las versiones cabriolet -. Un verdadero trabajo de ingeniería es el sistema de movimiento de la luneta de vidrio que se pliega sobre si misma cuando la capota se abre completamente. Cuando la capota se cierra, el vidrio regresa a su posición original ofreciendo así las ventajas de una luneta clásica con desempañador incorporado. La capota eléctrica puede ser controlada tanto desde el pulsante ubicado cerca de la luz de cortesía interna como desde el telecomando. Además, a cualquier velocidad del vehículo, es posible abrir el área horizontal de la capota (como un normal techo corredizo, hasta la posición “Spoiler”) mientras la parte vertical es posible accionarla a velocidades inferiores a 80 Km/h ¿, una exclusividad en el mercado. El punto de fuerza de la capota es su simplicidad de uso: para abrirla es suficiente presionar más de medio segundo el pulsante de comando, de manera de iniciar el movimiento de apertura que continúa automáticamente hasta la posición “Spoiler” -obviamente se puede elegir una posición intermedia presionando nuevamente el pulsante de comando-. Operando nuevamente el pulsante más de medio segundo, la capota se abre completamente. Si en cambio se utiliza el Telecomando es posible solamente abrir la capota hasta la posición “Spoiler” (movimiento horizontal). En la fase de cierre, por seguridad, el techo se detiene a unos 25 cm antes del cierre completo y basta mantener presionado el pulsante para completar la acción.

Contacto

Los campos con * son requeridos





captcha

Fotos